sábado, 23 de febrero de 2008

0

Purificación Chamánica (1ª parte)

Petitabruixa Libro de Sombras




En todas las culturas, desde los inicios de la Humanidad, han contado con alguna persona dedicada al arte de la curación espiritual y física.

Los llamados curanderos, chamanes o médicos indígenas, han aprendido los secretos que guarda la Madre Natura para aplicarlos en su comunidad.

...curanderos, chamanes o médicos indígenas, han aprendido los secretos que guarda la Madre Natura...

Así, mediante un profundo trabajo interior, de mucho sacrificio, meditación y sabiduría, los curanderos poseen la capacidad para hablar con los espíritus.
Los ritos y cantos ayudan a los curanderos a ponerse en sintonía con las vibraciones de la persona que necesita curar su alma o su cuerpo.

Además, los curanderos usan los poderes de las plantas y otros elementos naturales para purificar, curar, proteger y recuperar el equilibrio espiritual de la persona.

Todo curandero debe preparar su cuerpo, su mente y su espíritu para llegar en condiciones de equilibrio a la instancia de la curación.

Todo curandero debe preparar su cuerpo, su mente y su espíritu...

Para ello debe purgar su cuerpo de elementos tóxicos, limpiar su mente de pensamientos perturbadores y aquietar su espíritu.

Por eso, durante la semana previa a una curación, siga las siguientes indicaciones:

-Alimentación:

Desayune todos los días con un zumo de pomelo y limón. Acompañe con cereales o frutos secos.

...un zumo de pomelo y limón...

Por la tarde haga lo mismo, o sustitúyalo por alguna fruta.

Elimine de su dieta sustancias irritantes (café, té) y alimentos grasos (fritos, lácteos no desnatados, carnes grasas, etc.).

Procure comer muchas verduras y frutas, y disminuya el consumo de carne.

...comer muchas verduras y frutas...

-Meditación:

Destine, como mínimo, medio hora por la mañana y por la noche, para realizar el siguiente ejercicio de respiración y relajación:

Recuéstese mirando el techo sobre el piso de una habitación silenciosa y aireada, a media luz, con ropa cómoda.

Cierre sus ojos y sienta su respiración.

Cierre sus ojos y sienta su respiración. Relaje cada músculo de su cuerpo.
Imagine una pared blanca, una flor, o un sol tibio. Concentre su mente todo el tiempo en esa imagen.
Cuando esté próximo a terminar, comience lentamente a desperezarse, a abrir los ojos y a retornar a los objetos que lo rodean en la habitación.

Que la Diosa nos guíe y nos ilumine cada día !!!

Que la Diosa nos guíe !!!

Petitabruixa