miércoles, 26 de marzo de 2008

0

Alta Magia: Nombres Mágicos

Petitabruixa Libro de Sombras




Los bautizos mágicos son ceremonias que se llevan a cabo desde tiempos remotos. El objetivo es ofrecer a l@s niñ@s pequeñ@s un don, gracias al cual, estarán siempre protegidos e iluminados.

El objetivo es ofrecer a l@s niñ@s pequeñ@s un don, gracias al cual, estarán siempre protegidos e iluminados.

Para realizar esta ceremonia, se debe elegir a una persona que oficiará de madrina (puede ser la madre del bebé) y se debe trabajar al atardecer, a la hora del crepúsculo. La madrina será la encargada de elegir un nombre de poder para bautizar al pequeño o a la pequeña.

Lo ideal es optar por alguno de los nombres de los ángeles, ya sean católicos o cabalísticos, tales como los que ofrecemos a continuación:

- Para niñ@s nacid@s en días pares: Ataliel, Ardefiel, Dirachiel, Uriel, Enediel, Geliel, Haniel.

- Pra niñ@s nacid@s en días impares: Ratziel, Zedekiel, Kamael, Michael, Raphel, Tzaphiquiel, Cassiel.

Lo ideal es optar por alguno de los nombres de los ángeles, ya sean católicos o cabalísticos...

También, se pueden elegir nombres de dioses/diosas mitológicos, siempre que se tenga la certeza de que son deidades benéficas.

La ceremonia comenzará minutos antes de la caída del sol, preparando un altar, en el cual la madrina colocará flores multicolores y frutas. Luego, se encenderá una vela rosada y otra de color celeste.

Previamente, durante la noche anterior, se habrá dejado un recipiente de cristal con agua de lluvia (o de manantial), a la luz de la Luna. Durante la ceremonia, se colocará en el centro del altar.

...durante la noche anterior, se habrá dejado un recipiente de cristal con agua de lluvia...

La madrina deberá tomar al niño entre sus manos y, mientras humedece los dedos de la mano izquierda en el agua, repetirá en voz alta:

"Te bautizo con el nombre

de (nombre de poder elegido),

para que el Supremo/la Diosa te llene de

gracia, amparo y alegría.

Que así esa, que así sea

que así sea y así ocurra."

Mientras deja correr unas gotas de agua sobre la frente y la cabeza del bebé, debe reiterar la frase anterior dos veces más.

...para que el Supremo/la Diosa te llene de gracia, amparo y alegría...

A partir de ese momento, el nombre de poder funcionará como una palabra mágica para quien lo lleve. Cuando se desee rezar, meditar o realizar un hechizo en favor de un niño así bautizado, se debe llamar por su nombre de poder, y no por su nombre real.

Este apodo es una herramienta mágica que nadie más que la madrina (o la madre del bebé) debe conocer.
Los adultos también pueden realizar esta ceremonia de bautismo eligiendo a su propia madrina.

Deseo que la Diosa nos bendiga...

Merry Meet !!!

Petitabruixa